LA SGAE TIENE QUE CAMBIAR LA GESTION Y HACER QUE EL DINERO LLEGUE AL AUTOR.

30/7/12 Héctor Diéguez.

Con más de 300 producciones discográficas Armando Records es el estudio más veterano de Castilla y León.

Entre sus grabaciones figuran nombres ilustres como Celtas Cortos, Triquel, Greta y los Garbo, Tradere, Paco Díez o la Orquesta Sinfónica de Castilla y León y galardones como el Premio Europeo de Folk Agapito Marazuela. Si hay alguien que entiende de sonido y vive la música, ese es Armando Fernández León (Valladolid, 1963), técnico y propietario del estudio, que fue el encargado de grabar el disco del grupo zamorano ‘Pequeño’, ganador del certamen Norterock 2011.

–¿Qué le motivó a la hora de fundar Armando Records?

–Cuando iba a grabar a Madrid con grupos como Automáticos o Nadie, me llamaba la atención los estudios de grabación y me pareció buena idea montar uno en Valladolid, puesto que lo que existía aquí, solo daba calidad de maqueta. En uno de estos viajes se grabó la conocida canción de Carla que, por cierto, vaya nochecita, porque acabamos a las cinco de la mañana.

–¿A qué grupo musical le gustaría producir?

–A cualquiera que tenga tiempo y ganas para realizar una buena grabación.

–¿Quién es su artista favorito y por qué?

–The Police. Por su originalidad y fuerza. Demuestran que se puede llenar todo el espectro sonoro siendo solo tres.

Norterock2 Armando Fernández de León Armando Records

–Si no se hubiera dedicado a la música, ¿que otra profesión hubiera ejercido?

–La investigación. De hecho, he sido uno de los primeros en España en grabar íntegramente con ordenador. Quizá me hubiera gustado montar algo sobre inventos y patentes.

–Coordina y graba todos los estilos musicales, ¿con qué estilo musical se identifica?

–Con todos los estilos: pop-rock, folk y clásico, siempre bien compuestos, grabados e interpretados. Además, cuando grabas de todo tienes que ampliar tus conocimientos. Siempre aprendes algo nuevo.

–Armando Records, Armando Ruido, un taller de percusión… Produce, masteriza, graba…

–Sí. Y por si fuera poco, ahora también sonorizo. Llevo varios años yendo de técnico de sonido a las actuaciones, desde hace dos años, además, he adquirido un equipo propio. Casi siempre sonorizo a grupos que he grabado, y si no, escucho sus canciones. Pienso que el técnico tiene que conocer los temas y tener sensibilidad a la hora de mezclar los instrumentos y las voces. Es como si estuvieras pintando un cuadro, pero con sonidos. En muchas ocasiones esto no ocurre, y los técnicos intentan arreglarlo dando más volumen. Doy un toque a las administraciones, puesto que en algunas ocasiones contratan el doble de potencia de la que hace falta. No es tanto una cuestión de cantidad como de calidad.

–¿Qué es Armando Ruido?

–Es un grupo de percusión donde fusionamos ritmos latinos con melodías tradicionales castellanas. Una potente percusión es la base para acompañar a las dulzainas. Además, nos ayudamos de una especie de tenderete o andamio en el que hemos incluido sartenes, cazuelas, pucheros y tapaderas. Dan un punto metálico y desenfadado a la percusión y al grupo.

–¿En qué consiste el taller didáctico de percusión?

–Los alumnos tienen que tocar a la vez una misma partitura de percusión de una a cuatro horas. Está basado en partituras de la prestigiosa Universidad de Música Moderna de Berklee. Pero no hay que asustarse, son sencillas, ya que el fin del taller es tocar al unísono y no aprender a tocar ningún instrumento. Además se utilizan utensilios de cocina: sartenes, cazuelas, tupperwares…

–¿Alguna anécdota?

–Una muy curiosa, una madre que vino con su hijo a que le grabara el anillo de su primera comunión. Otra fue que la primera licencia fiscal que tuve fue en el epígrafe de Artistas y Toreros porque en 1989 la de Técnico de Sonido no existía. Y que en la portada de un disco de Greta y los Garbo, editado por Virgin Records, en el cual colaboré, y alguien me dijo que si Virgin era pariente mío, ya que tenía el mismo apellido que yo: Records.